Tecnología y actividad física para ganar la batalla contra la obesidad

Tecnología y actividad física para ganar la batalla contra la obesidad

Unisimón da a conocer las principales conclusiones de la investigación ‘Aspectos Básicos en Obesidad’.

La obesidad se ha convertido en un problema de salud pública que ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Investigadores de la Universidad Simón Bolívar precisaron los riesgos de esta enfermedad, la repercusión psicológica sobre quienes la padecen y dieron recomendaciones que incluyen el uso de tecnología y actividad física.

Esta investigación fue publicada por la Unisimón, en el libro ‘Aspectos Básicos en Obesidad’. El trabajo fue liderado por el médico PhD Valmore Bermúdez Pirela y la fisioterapeuta Yaneth Herazo Beltrán, con la participación de la nutricionista Carmen Carrero González y los fisioterapeutas Yisel Pinillos Patiño, Lilibeth Sánchez Guette, Maricela Torres Anaya y Luisa Galeano Muñoz.

Este trabajo fue publicado por la Unisimón en el libro ‘Aspectos Básicos en Obesidad’. Fue liderado por el médico PhD. Valmore Bermúdez Pirela y la fisioterapeuta Yaneth Herazo Beltrán, con la participación de la nutricionista Carmen Carrero González, PhD. en Ciencias de la Salud, y las fisioterapeutas Yisel Pinillos Patiño, Lilibeth Sánchez Guette, Maricela Torres Anaya y Luisa Galeano Muñoz.

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento de la grasa corporal por encima de los niveles considerados normales para la edad, sexo y etnicidad de cada persona. Con frecuencia, la acumulación de grasa afecta los músculos y el hígado, lugares donde produce alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina.

TECNOLOGÍA Y ENTRENAMIENTO

Ante el aumento en los últimos años de la obesidad en todas las edades, se han generado diferentes estrategias de prevención y de tratamiento desde la práctica de la actividad física, ejercicio físico y deporte. Los planes deben iniciar desde la niñez y enfocarse en modelos socioecológicos que aborden múltiples componentes y determinantes.

En cuanto a la intervención de la persona con obesidad mediante la actividad física, son diversos los programas usados. Entre ellos está el entrenamiento de la fuerza, el interválico de alta intensidad, el continuo de moderada intensidad, el concurrente y ejercicio aeróbico, entre otros.

Si bien es cierto que el gasto calórico generado por la práctica de actividad física es un eslabón importante en la prevención del sobrepeso y la obesidad, solo combinado con una ingesta calórica proveniente de hábitos alimentarios adecuados, genera un balance óptimo de gasto-consumo.

DIETA ADECUADA

Una de ellas es la tecnología. A pesar que el incremento del uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) ha generado un aumento progresivo del sedentarismo, estas herramientas también contribuyen a promover estilos de vida saludable.

En la actualidad, hay aplicaciones que educan y ayudan determinar el gasto calórico, a partir de la dieta y nivel de actividad física. En este sentido, las intervenciones están encaminadas al seguimiento del uso de aplicaciones para teléfono móviles de tecnología Android y iOS, como podómetros, y contadores de calorías según ingesta diaria.

Estas estrategias permiten el automonitoreo y la autogestión hacia el cambio. En consecuencia, las intervenciones que proponen el uso de la tecnología para el control de peso pueden llegar a ser efectivas, debido a que las personas que registran su peso a diario o cada semana tienden a ser más exitosas en la disminución de masa corporal. El autocontrol mejora la conciencia de la ingesta calórica, lo que se puede ver reflejado en la disminución del peso corporal.

El entrenamiento simultáneo que combina el ejercicio resistido y el ejercicio aeróbico corresponde al método de entrenamiento concurrente, en donde la mezcla genera efectos positivos en parámetros de composición corporal, así como una mejoría en la fuerza muscular.

Con una frecuencia de tres a seis días por semana, durante mes y medio, este tipo de entrenamiento puede generar cambios positivos no solo en la composición corporal de quien lo practica, sino que mejora el consumo de oxigeno máximo comparado con programas que solo incluyen ejercicio aeróbico.

LA ENFERMEDAD MAS FRECUENTE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que esta es la enfermedad metabólica más frecuente en el ser humano. De hecho, su prevalencia se ha triplicado entre 1975 y 2016, año en que se registraron más de 1900 millones de personas con sobrepeso y 650 millones con obesidad. Pese a que la obesidad se consideraba un problema de países de altos ingresos, se ha vuelto frecuente que países de ingresos bajos y medianos también tengan altos índices de personas con obesidad y sobrepeso. Estudios epidemiológicos, realizados por varios grupos de investigación liderados por autores como Katherine Flegal, Ivana Vucenik y Carl Lavie, confirman la relación entre la obesidad y problemas de salud cardiovasculares: hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas, enfermedad coronaria y vascular cerebral. Además, se relaciona con problemas de diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cánceres.

DIETA ADECUADA

El hecho de disminuir el consumo de frutas, verduras, cereales y legumbres, y apostar por el aumento de calorías procedente de carnes, grasas y azúcares añadidos a los alimentos, así como el uso excesivo de sal, conlleva al abandono paulatino de los hábitos alimentarios tradicionales y la aparición de enfermedades relacionadas con los nuevos estilos de vida adquiridos que se traducen en hábitos insanos.

El tratamiento y el control pasan por la modificación de los hábitos de vida. Aunque existe controversia sobre la dieta óptima para estos pacientes, la evidencia científica recomienda dietas como la mediterránea, con bajo contenido de hidratos de carbono, alimentos de bajo índice glucémico; ingesta de fibra, soja, frutas y verduras; reducción del contenido de grasas saturadas, trans, colesterol; y aumento del contenido de grasas saludables en la dieta.

El fomento de un estilo de vida activo y una dieta mediterránea representa un sello de autenticidad, calidad y salud, además de generar una condición saludable.

PERFIL INVESTIGADOR

Yaneth-Herazo-Beltran

Yaneth Herazo Beltrán

Grupo Muévete Caribe

Fisioterapeuta. Magíster en Salud Pública.

Yisel Pinillos Patiño

Yisel Pinillos Patiño

Grupo Muévete Caribe

Fisioterapeuta. Magíster en Salud Pública.

Maricela-Torres-Anaya

Maricela Torres Anaya

Grupo Muévete Caribe

Fisioterapeuta. Magíster en Actividad Física y Salud.

Valmore Bermúdez Pirela

Grupos de Altos Estudios de Frontera (ALEF)

Médico. Ph.D. en Ciencias Médicas y Ph.D. en Nutrición y Metabolismo.

Lilibeth Sanchez Guette

Lilibeth Sánchez Guette

Grupo Muévete Caribe

Fisioterapeuta. Magister en Desarrollo y Gestión de Empresas Sociales.

Carmen Carrero

Carmen Carrero González

Grupo Muévete Caribe

Nutricionista. Ph.D. en Ciencias de la Salud.

Luisa Galeano Munoz

Luisa Galeano Muñoz

Grupo Muévete Caribe
Centro de Investigaciones Cardiodiagnóstico SA / Fundación del Caribe para la Investigación Biomédica

Fisioterapeuta. Maestrante en Actividad Física y Salud.

Más Noticias

Antártica: un camino a nuevos productos naturales

El profesor investigador de Unisimón, Hernando Bolívar Anillo, llevó a cabo en la isla Rey Jorge la primera fase de un trabajo que pretende...

Microalgas: sanear el agua desde adentro

En Colombia, la empresa Phycore y Unisimón son pioneras en el uso a gran escala de la ficorremediación para descontaminar cuerpos de agua. Los...

Emisiones diésel: riesgo cancerígeno para mecánicos

Trabajo liderado por científicos de la Universidad Simón Bolívar. Es el primero de su tipo realizado en el país. Se aplicó en una población...

EDITORIALES

El camino de la inmunización

José Consuegra Bolívar
Democratizar el producto de la investigación científica es absolutamente imprescindible para trasladar sus frutos a quienes los requieren.

COMPARTIR